Octavillo de filetes de anchoa en aceite de Oliva – 50g – Pujadó Solano

3,95 3,95 IVA incluido


En la elaboración de la anchoa destacan la maestría de los Saladores del Cantábrico, el lento proceso de maduración y la manipulación cuidadosa realizada por las “Sobadoras” que seleccionan con destreza, retiran manualmente y recortan los filetes de anchoa. Las condiciones ambientales de la vertiente Cantábrica permiten temperaturas suaves, ideales para garantizar la maduración natural […]

Hay existencias

Categoria:

Descripción

En la elaboración de la anchoa destacan la maestría de los Saladores del Cantábrico, el lento proceso de maduración y la manipulación cuidadosa realizada por las “Sobadoras” que seleccionan con destreza, retiran manualmente y recortan los filetes de anchoa. Las condiciones ambientales de la vertiente Cantábrica permiten temperaturas suaves, ideales para garantizar la maduración natural del producto.

Todo el proceso del fileteado de anchoas y boquerones es un trabajo manual, siguiendo métodos y procesos que se pueden catalogar cómo milenarios. Se trata de un proceso con un marcado carácter artesanal, en el que la totalidad de las operaciones se realizan a mano.

El arte de filetear es una minuciosa labor tradicional que ha pasado de generación en generación en la costa cántabra. Los filetes de anchoa han sido elaborados y seleccionados mediante un largo proceso artesanal a mano de las expertas “Sobadoras de Santoña”. Los filetes se seleccionan según el tamaño. Se sacan las espinas e impurezas consiguiendo que cada uno de los filetes sea por sí mismo, un exquisito manjar. Los filetes se colocan dentro de los envases de manera cuidadosa para mantener la integridad de los filetes y su máxima calidad.

“Las Sobadoras de Santoña” son las encargadas de todo el proceso manual. Dedican sus más atentos cuidados a seleccionar, limpiar y filetear los mejores filetes para ofrecer un producto de gran calidad. Trabajadoras, con experiencia, dedicadas cada día a elaborar los mejores filetes en el pueblo de Santoña. Su oficio es considerado un arte.

La pesca en el Cantábrico se inicia en los meses de primavera. Los barcos identifican los bancos de pesca o cardúmenes y, a continuación, proceden a rodearlos desde la superficie con redes de cerco, dejando caer al mar los paños de red. La embarcación gira en redondo describiendo un ángulo de 360 grados que abraza los peces localizados.

Cuando el ‘cerco’ se ha completado, la malla se cierra por debajo para impedir que la pesca se escape. Esta va extrayéndose de la red mediante un enorme redeño llamado salabardo. El bocarte se sube a bordo vivo. Este sistema de pesca es muy selectivo y muy respetuoso desde el punto de vista medioambiental. Pujadó Solano cuenta con el sello MSC que certifica el uso de métodos sostenibles y la trazabilidad de sus productos.

Los filetes de anchoa se catalogan como semiconserva. Para su conservación, los filetes se cubren de aceite de girasol o de oliva de la mejor calidad. Este hecho hace que el producto sea de inmediato consumo una vez sacada la anchoa del envase. Cuentan con la marca “Calidad Controlada” que certifica la procedencia del pescado del Cantábrico y su elaboración en la Comunidad Autónoma de Cantabria, desde el sobado hasta el cierre y etiquetado, incluyendo todos los procesos de elaboración.

Pujadó Solano se remonta en los años 70 cuando Milagros Solano, hija del pueblo cántabro de Santoña, cumbre de la anchoa, de familia de tradición marinera y del salazón de la anchoa, decidió, con su espíritu emprendedor y la ayuda incondicional de su marido Alfons Pujadó, fundar la empresa en Barcelona en 1984. No tardaron en crecer, y consolidar su sueño.

El secreto de su éxito se basa en nuestra apuesta inequívoca por la calidad, la materia prima y la experiencia de la elaboración artesanal. Como resultado, obtienen un sabor y textura únicos que les diferencia y acercan a los paladares más exigentes.

La pesca de cerco es un arte de pesca que se cala de forma vertical y rodea al banco de peces, trabajando siempre desde la superficie y evitando tocar el fondo del mar. La pesca en cerco es totalmente sostenible y respetuosa con el medio ambiente asegurando la preservación de la especie. Pujadó Solano cuenta con el sello MSC que certifica el uso de métodos sostenibles y la trazabilidad de sus productos.

 

Anchoas (Engraulis encrasicolus), aceite de oliva y sal marina.

Alérgenos: Pescado

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (100 g)
Valor Energético 955  KJ/228 Kcal
Grasas 12,49 g
de las cuales saturadas 2,26 g
Hidratos de carbono 2,1 g
de las cuales, azúcares 1 g
Proteínas 26,92 g
Sal 9 g

Ácidos grasos OMEGA 3  0,23 g

PRODUCTOR

Pujadó Solano se remonta en los años 70 cuando Milagros Solano, hija del pueblo cántabro de Santoña, cumbre de la anchoa, de familia de tradición marinera y del salazón de la anchoa, decidió, con su espíritu emprendedor y la ayuda incondicional de su marido Alfons Pujadó, fundar la empresa en Barcelona en 1984. No tardaron en crecer, y consolidar su sueño.

El secreto de su éxito se basa en nuestra apuesta inequívoca por la calidad, la materia prima y la experiencia de la elaboración artesanal. Como resultado, obtienen un sabor y textura únicos que les diferencia y acercan a los paladares más exigentes.

La pesca de cerco es un arte de pesca que se cala de forma vertical y rodea al banco de peces, trabajando siempre desde la superficie y evitando tocar el fondo del mar. La pesca en cerco es totalmente sostenible y respetuosa con el medio ambiente asegurando la preservación de la especie. Pujadó Solano cuenta con el sello MSC que certifica el uso de métodos sostenibles y la trazabilidad de sus productos.

 

INGREDIENTES

Anchoas (Engraulis encrasicolus), aceite de oliva y sal marina.

Alérgenos: Pescado

INFO. NUTRICIONAL

INFORMACIÓN NUTRICIONAL (100 g)
Valor Energético 955  KJ/228 Kcal
Grasas 12,49 g
de las cuales saturadas 2,26 g
Hidratos de carbono 2,1 g
de las cuales, azúcares 1 g
Proteínas 26,92 g
Sal 9 g

Ácidos grasos OMEGA 3  0,23 g

Yo selecciono los productos gourmet y te propongo un menú. Tú te preparas un festín en 15 minutos. Así de sencillo.

X